Jugadores de la Selección de Brasil son detenidos en fiesta.

Luego de la polémica por Neymar y su bajo rendimiento en los últimos partidos, la “verdeamarela” entra en otro  controversia por un grupo de jugadores detenidos en una fiesta.

Los dueños de casa de la Copa América parece que no cumplen a cabalidad la concentración. A poco de iniciarse el campeonato, la Selección de Brasil se ve involucrada en un escándalo que viene acaparando portadas.

Parece ser que la polémica protagonizada por Neymar y su caso de supuesta violación a una modelo -además de su reciente lesión por la que no disputará la Copa América- no es la única en el equipo de Brasil.

Ahora se suma el hecho de que varios jugadores de la ‘verdeamarela’ participaron de una fiesta en la que la policía intervino por tornarse insoportable para los vecinos del inmueble. La jarana se alargó hasta altas horas de la madrugada y estaba azorando la tranquilidad de la cuadra.

Más aún cuando cada cinco minutos llegaba un vehículo de la empresa Uber con prostitutas a bordo. Cuando la policía llegó al lugar para poner orden, un vecino relató: “Qué bien que finalmente llegó la policía, son nuestros héroes”.

Algunos jugadores de la Selección de Brasil fueron captados por las cámaras de seguridad. Entre ellos figura Gabriel Jesús, quien fue entrevistado. El anfitrión de la fiesta en también dio declaraciones, y es allí cuando negó que haya prostitutas en su vivienda.

“Eran amigas y novias de los invitados. Fue un error y creo que voy a pasar un tiempo sin organizar otra fiesta”, aseguró Eduardos Bastos, organizador del evento. El también empresario les pidió disculpas a los vecinos y les envió una caja de vinos.

Ante este caso, la Confederación Brasileña se refirió al tema y detalló que los jugadores no habrían incumplido con sus deberes, mucho menos en disciplina, pues estaban en sus días de ocio y lo que ellos hagan en su tiempo libre es parte de su privacidad.